Por: Ricardo Carrio

Esta primera nota, pretende ser introductoria sobre este tema, comenzando en “porque considerar este aspecto”, algo seguramente muy discutido en muchos ámbitos, algo que apunta a una mejor calidad de vida, no solamente enfocado desde una actividad como el buceo. Temas tales como, “beneficios específicos para buzos”, “mirando a nuestro alrededor”, “metodologías y conceptos de trabajo”, para luego ir desarrollándolas en otras ediciones, junto a guías más específicas de ejercicios son objeto de esta nota.

Porque considerar este aspecto

 Bueno, hay muchas razones, pero no nos alcanzaría la nota y seguramente desviaríamos el foco de la misma. A modo introductorio, me voy a basar en algunos comentarios que a veces me llegan para acotar, para poner un marco de ejemplo. Es mucha la cantidad de gente que pronuncia frases tales como, el ejercicio por el ejercicio en sí mismo no es para mí, refiriéndose a correr, nadar, bicicleta, o bien rutinas de ejercicio con o sin pesas, “ yo no tengo tiempo para eso”, otra o bien “ para bucear hace falta entrenar, por citar algunas de ellas.

Ahora bien, creo que la mayoría sabe que el ejercicio físico dispone de un montón de ventajas en lo personal, y que no pasa solamente por el objetivo de una actividad. Una persona que desarrolla actividad física, dispone de mucha mayor vitalidad en sus tareas del día a día, dispone de mayor esperanza de vida, encara inclusive tareas intelectuales con más energía, alarga su jornada de energía positiva, dispone de menores posibilidades para contraer enfermedades cardíacas, stress, y por supuesto lo que más nos interesa, tiene un plus adicional a la hora de jornadas extensas de buceos, mayores posibilidades para repetir buceos en el día, hacerlos con mayor comodidad y seguridad, una persona que desarrolla actividad física se levanta y predispone de un modo diferente cuando inicia el día a día.

Si pensamos en el buceo, la verdad que para hacer un buceo por día no se necesita mucho físicamente hablando, para hacer dos quizás algo más, para hacer tres ya es otro tema, y así sucesivamente, esto sin entrar en factores como el buceo profundo por ejemplo, o bien considerar varios días de buceo contiguos.

Pero aunando en mayores detalles, pensemos que para bucear no solo debemos nadar con aletas, sino mover equipo, bastante pesado en superficie, o en el barco, subir escaleras con un tanque en la espalda, acarrear plomo, por citar algunos casos.

Vaya si tenemos razones, para que nuestros músculos estén algo preparados, porque cuando estamos ahí abajo, disfrutando del mundo marino, no queremos abandonar un buceo por un calambre, por cansancio, por incomodidad inconsciente, producto del cansancio, etc. Y seguramente vamos a querer volver a bajar si se puede y si así fue planeado.

Beneficios específicos para buzos

Por estas razones y otras aun más extensas, no hay dudas que también encontramos beneficios importantes para los buzos. Pensemos que ante un mejor estado físico, nuestras jornadas de buceo podrán ser más extensas sin mayores esfuerzos, nuestra comodidad bajo el agua se incrementará, por ende nuestro consumo será aun mejor, nuestro nitrógeno residual será menor, y por ende nuestro coeficiente de seguridad será mayor también, por varias razones.

Son muchas las consultas que día a día se hacen, en lo que respecta a “como puedo mejorar la Apnea “? Es una pregunta frecuente durantes los cursos, y post cursos también. Claro está que la Apnea tiene un alto componente mental, y técnico respecto de la ventilación adecuada del pulmón, pero uno de los caminos para mejorar la apnea, es la preparación física, y quiero ser claro durante todo la nota en este aspecto, no estamos hablando de preparación física al nivel de competición, no hablamos de apnea extrema, estamos hablando de preparación física partiendo del estado de cada individuo, del estado en que se encuentra su propia ecuación de fisiológica y corporal.

En un buceo profundo, el buzo también se va a encontrar beneficiado cuando dispone de un estado físico sano. Todos sabemos como aumenta la necesidad de respirar a medida que descendemos, la necesidad de compensar mayores presiones se hace presente, y por supuesto esto es más complejo o al menos más incómodo, cuando nuestro estado físico no es el mejor.

Pero también nos trae beneficios más simples, ya que, nos permite equiparnos con mayor comodidad, lograr entradas y salidas del agua más cómodas y seguras, estar en mejores condiciones en los días sucesivos de buceo, por citar los más destacados.

Esto último, con solo pensar en los grupos musculares de las piernas, en grupos musculares de los brazos, y en la condición física general, tenemos un panorama general de la importancia que reviste. Por Ejemplo, porque encontrarse cómodo levantando un tanque para equiparnos, con chaleco y regulador, cuando en casa no movemos ni siquiera una pesa de dos kilos, verdad?

Planteados los temas “miremos a nuestro alrededor”.

Mirando a nuestro alrededor

Cuando decidí encarar “ Conociendo mundo Azul “, pensé en que este punto, “ Entrenamiento Físico para Buzos” es algo que no se ve mayormente en las Webs de buceo, ni en revistas. Muchos buzos, conociendo mis antecedentes en la competición, me confiaban sus inquietudes y preguntas en este aspecto. Pero lo que más me ha motivado a escribir sobre esto, es mirando lo que ocurre “a nuestro alrededor, que no siempre es lo mejor.

Muchas veces, cuando una persona decide encarar un cambio de hábito, como puede ser incorporar una rutina de preparación física o mejoramiento, generalmente no lo hace asesorada de la debida manera, y algo que podría ser un beneficio, se puede convertir en un problema adicional, quedando lejos de encontrar resultados, por el contrario puede encontrar frustraciones.

Ustedes dirán entonces, como? En que quedamos? Hacemos algo o no hacemos nada?

Bueno, para contestar, me refiero a que uno ve cosas tales como, “comenzá con fulano”, que hoy tiene que hacer trabajo de fondo, sea esto en natación o en trote/carrera pedestre, o lo que aun es mas riesgoso, trabajos en gimnasios sin que sean felizmente dirigidos, o en el caso de las mujeres muchos trabajos de moda, con música, y diversas técnicas de gym, etc.

Entonces? Bueno, en el mejor de los casos, si nadie se lesiona, en algunos casos y solo a veces, es mejor que nada, dependiendo de la intensidad y volumen que la persona le ponga al trabajo encomendado, pero a criterio del participante. Pero generalmente la mayoría, sobre todo aquellos que venían de una actividad sedentaria, pueden lesionarse, no logran objetivos específicos, logran cambios repentinos en la primera etapa, pero al poco tiempo se estancan, y por supuesto todo cae en frustración y desinterés, alejando a la persona aun más de lo que estaba de la actividad física antes de comenzar, cayendo en frases tales como “ ves, el ejercicio por el ejercicio en sí mismo no es para mí” . Inclusive el ejemplo general sirve para gente que pensando también en esta frase, dice bueno yo juego al fútbol, al tenis, etc, no alcanza?

La respuesta es, depende para que, el fútbol no es específico como preparación física, el tenis lo mismo, piense que jugadores profesionales de estas actividades, primero se preparan físicamente y luego practican el juego en sí, de hecho hay muchas lesiones con recreativos de fútbol, tennis, por citar algunos, justamente por la falta de sustento físico fundamentalmente vs el ímpetu puesto en una jugada, en una pelota, o la duración de un partido.

Y entonces?

Bueno, el camino es trabajar con un objetivo, asesorarse con gente capacitada a quien plantearle el objetivo, trabajar con un plan de mediano y largo plazo, incorporando algo a nuestra rutina semanal, que no demanda más de dos o tres veces a la semana. Quien puede más, siempre es un plus, pero con ello alcanza.

“Cada persona tiene un estado fisiológico único o propio, no siendo igual a ninguna a otra, aunque parezca, aun en atletas de alto rendimiento.”

Metodologías y conceptos de trabajo

Aquí esta la clave de éxito del tema. Teniendo en cuenta el enunciado anterior, yo no puedo encarar mi preparación física como él, como aquél, etc. Es decir, debo entender donde estoy, para saber a donde llegar y como hacerlo. Esto no es un metodología de trabajo solo para atletas de alto rendimiento, los métodos son válidos y mucho mas efectivos aún con personas recreativas, lo que cambia no son los métodos, sino las intensidades, volumen y diversidad de los trabajos.

Haciendo una burda analogía, y salvando distancias, los materiales, partes y componentes de la tecnología automotriz se desarrolla y se prueba en las pistas de carreras antes de ser llevado a la práctica en un auto de calle.

Es un grave error, pensar que un buen trabajo metodológico es solo para atletas, solo nos estamos justificando para no responder a la constancia, un poco de dedicación y bien manejado porque no de distracción también. Pero además y fundamentalmente nos salva de hacer esfuerzos adicionales innecesarios, consumimos lo que verdaderamente queremos, entrenamos exactamente lo que nos planteamos, y fundamentalmente vamos a obtener resultados, algo muy esperado por cierto.

Para ello es necesario, primero saber donde estoy parado, algo no muy difícil de lograr para un entrenador, luego plantear objetivos alcanzables y medibles, y fundalmentalmente medir, tomar registro de lo que hago. Por ejemplo, si mi rutina es una caminata, mido que tiempo camino, si corro lo mismo, si nado lo mismo, y por supuesto con que intensidad.

Para medir la intensidad ya vamos a ver en próximas notas, que hay un método sencillo a través de las pulsaciones, siendo este una medida bastante aproximada del costo fisiológico que tuvo el organismo para el esfuerzo planteado.

Adicionalmente, y para terminar de plantear las inquietudes y los aspectos a considerar, cuando el organismo hace un esfuerzo, necesita consumir calorías, y combustibles específicos.

Para ciertos esfuerzos, el combustible es la grasa corporal, para otros esfuerzos los de mayor intensidad, en el otro extremo, el cuerpo consume glucógeno como combustible de ese esfuerzo. De uno al otro extremo hay intensidades intermedias donde se van intercambiando porcentajes de unos y otros.

Entonces, observen este detalle, suponiendo que mi primer objetivo es bajar la grasa corporal, digo bueno, voy a jugar todos lo martes, viernes y domingos al fútbol con mis amigos. ERROR, el fútbol, tiene esfuerzos mayormente de alta intensidad con movimientos explosivos, consumiendo un alto porcentaje de glucógeno. Es decir, no estoy realizando el trabajo que mi cuerpo necesita, y arriesgando mas de la cuenta, y lo que es peor aun, los grupos musculares que uso fuera del agua no me otorgan ningún beneficio en el agua, por ende hasta me canso tanto como antes. Como mi objetivo no se cumple, me desaliento, y no voy más. Esto pasa con todo, con el caminar, con el correr, con el nadar, con el GYM, con la bicicleta, etc.

Cuando uno se plantea un objetivo, lo ejecuta ordenadamente, mide y corrige, los resultados aparecen rápidamente, y puedo volver a plantearme nuevos objetivos, viendo también un montón de beneficios en materia de salud, integridad física, fortaleza mental, y porque no en muchos casos también estéticos, si eso me preocupa.

Planteadas las inquietudes en los próximos nros que escribamos al respecto, vamos a desarrollar Metodologías de entrenamiento, como medir, como saber.

Recuerden un buzo bien entrenado de base, es un buzo que va a ejecutar sus destrezas con mayor comodidad, con menor esfuerzo físico, y mayor concentración, lográndose consecuentemente “un buzo mas seguro”. Esto se puede lograr, no es solo para profesionales ni atletas, y lo que aun es más importante, se puede lograr de forma divertida, lo que también es un objetivo del método.

Importante: vale decir que la nota busca que los ejemplos sean generales y no particulares, y que afortunadamente muchos profesionales de educación física/gimnasios, y entrenadores, han incorporado metodologías exitosas y controladas, considerando estos conceptos.